Tres puntos para reflexionar sobre la protección intelectual en Brasil

Author:Mr Iñigo Martínez-Fresneda
Profession:Clarke, Modet & Co
 
FREE EXCERPT

El día 26 de abril es recordado como el Día de la Propiedad Intelectual. La fecha elegida en 2000 por la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), tiene como objetivo recordar el papel que los derechos a la protección de patentes, marcas, diseños industriales y derechos de autor tienen en el fomento de la innovación y la creatividad. Cada año, este día se utiliza para reflexionar sobre las formas en que el mundo ve a la propiedad intelectual como una contribución al florecimiento de nuevas tecnologías para el bien de la humanidad.

Clarke, Modet & Co Brasil, a pesar de que es la segunda oficina más grande del grupo - quedando justo detrás de la sede española - todavía tiene mucho que mejorar en esta área. Son tres las cuestiones que merecen atención para aumentar la propiedad intelectual en el país: la falta de concienciación sobre la importancia del tema; el retraso en la concesión de la marca / patente por parte del organismo responsable; y la no adhesión a los documentos internacionales sobre la materia.

CNPq, la agencia gubernamental que administra la investigación tecnológica en las instituciones académicas del país, indica que hay (en Ciencias Agrícolas, biológicos, Exactas y de la Tierra, Salud e Ingeniería) más de 16.000 grupos de investigación y 65 000 investigadores capaces de generar conocimiento que necesita protección de marca o patente. Además, las empresas ubicadas en Brasil, tanto nacionales como multinacionales, también desarrollan productos que requieren un registro de la propiedad intelectual. El bajo número de pedidos que entran en el INPI, no es por tanto por falta de mano de obra o de actividades de investigación.

La falta de concienciación sobre el asunto, que no favorece la propiedad intelectual, no solo corre a través de las instituciones de investigación y universidades, sino también de las empresas privadas. Con respecto a las primeras, por ejemplo, hay una prioridad para la publicación de artículos - Capacidad de trabajo exigido por los desarrolladores de la actividad académica - que debe ser inédito para su publicación en las principales revistas. Las empresas a menudo se pierden en medio de su burocracia interna y terminan por no dar prioridad a la protección intelectual de sus productos. También es el caso de nuevas empresas y otras pequeñas de perfil innovador que prefieren no enfrentarse a los procedimientos de la petición o no son conscientes de la relación coste-beneficio de la solicitud...

To continue reading

REQUEST YOUR TRIAL