Tres hombres de ciencia en la constitución del objeto geológico en México

Autor:José Alfredo Uribe Salas/María Teresa Cortés Zavala
Cargo:Doctor, Profesor investigador de la Faculdad de Historia de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo/Doctora, Profesora investigadora da la Faculdad de Historia Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo
Páginas:117-135
RESUMO

El artículo analiza la relación intrínseca entre educación y ciencia en el proceso de institucionalización de la mineralogía y la geología en México del siglo XIX. Destacamos el liderazgo intelectual de tres hombres de ciencia: Andrés Manuel del Río, Antonio del Castillo y José G. Aguilera, quienes representan el soporte del proceso de institucionalización y profesionalización de las Ciencias de... (ver resumo completo)

 
TRECHO GRÁTIS
117
TRES HOMBRES DE CIENCIA EN LA CONSTITUCIÓN DEL
OBJETO GEOLÓGICO EN MÉXICO
THREE MEN OF SCIENCE IN THE CONSTITUTION OF THE GEOLOGICAL
OBJECT IN MEXICO
José Alfredo Uribe Salas(*)
Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo Morelia, Michoacán (MN), México
María Teresa Cortés Zavala(**)
Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo Morelia, Michoacán (MN), México
Resumen: El artículo analiza la relación intrínseca entre educación y ciencia en el proceso de
institucionalización de la mineralogía y la geología en México del siglo XIX. Destacamos el
liderazgo intelectual de tres hombres de ciencia: Andrés Manuel del Río, Antonio del Castillo
y José G. Aguilera, quienes representan el soporte del proceso de institucionalización y profe-
sionalización de las Ciencias de la Tierra, a través del Real Seminario de Minería, Escuela de
Minería y Escuela Nacional de Ingenieros, para terminar en el Instituto de Geológico Nacional,
antecedente directo Instituto de Geología de la Universidad Nacional Autónoma de México.
Palabras claves: Geología; Institucionalización; México.
Abstract: This article analyzes the relation between education and science in the process of
institutionalization of mineralogy and geology in nineteenth-century Mexico. It focuses on the
intellectual leadership of three men: Andrés Manuel del Río, Antonio del Castillo y José G. Agu-
ilera. The work of these men represents the foundation of the process of institutionalization and
professionalization of Earth Sciences in Mexico through the Royal Mining Seminar, the Mining
School, the National School of Engineering and the National Institute of Geology the immedi-
ate antecedent of the modern Institute of Geology at the National Autonomous University of
Mexico.
Keywords: Geology; Institucionalization; Mexico.
(*) Doctor, Profesor investigador de la Faculdad de Historia de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo.
E-mail: <jausalas@gmail.com>
(*) Doctora, Profesora investigadora da la Faculdad de Historia Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo.
E-mail: <mtczavala@gmail.co>. Recebido em 23.04.2104, aceptado en: 02.10.2014.
José Alfredo Uribe Salas e María Teresa Cortés Zavala — Cadernos Prolam/USP 13 (25): p. 117-135 [2014]
118
1 INTRODUCCIÓN
Desde finales del siglo XVIII y a lo largo del XIX estuvo presente entre los gobiernos
el imperativo de modernizar las formas del Estado y los procesos productivos. Tanto en
el virreinato de la Nueva España como en el México independiente, los diferentes gobier-
nos y grupos de poder económico se plantearon la alternativa de modernizar el motor de
la economía, representado por la industria minero metalúrgica, sobre la base de integrar
y fortalecer la presencia de una comunidad científica activa capas de orientar con sus
saberes y conocimientos las innovaciones técnico-científicas de su aparato productivo.
El jurisconsulto Francisco Javier de Gamboa (1717-1794) fue quien planteó que
era necesaria una revisión del estado en que se hallaba la industria minera de la Nueva
España. En 1774 los propietarios de minas de la Nueva España solicitaran, para su mejor
organización, que se creará un Tribunal de Minería, y se fundará en la ciudad de México
un Colegio o Seminario Metálico con el propósito de preparar individuos para el laboreo
de las minas, así como el beneficio de los metales (SALDAÑA, 1996, pp. 151-202). Des-
de España el rey Carlos III trazó un vasto plan para llevar técnicos y expertos formados
en la Escuela de Minas de Friburgo para que promovieran la minería en la Nueva España,
y por Real Cedula de 1 de julio de 1776 se ordenó la erección en México de un Real
Tribunal General de la Minería, autorizado para crear un banco de avíos cuyos fondos
deberían ser aplicados al fomento de las minas y el sostenimiento de un Colegio Metálico
(RAMÍREZ, 1890, pp. 20-79; FLORES, 2000, pp. 21-57). Éste fue creado el 1º de enero
de 1792, y su primer director, el logroñes Fausto de Elhuyar (1755-1833), reconoció
que los problemas de que adolecía la minería de la Nueva España se debían, en parte, al
escaso conocimiento geológico del territorio novohispano; al insuficiente desarrollo de
técnicas específicas para la prospección, explotación y beneficio de los metales y a la dé-
bil o inexistente reflexión científica sobre las características de los yacimientos minerales
y su entorno geológico, lo que redundaba en un pobre aprovechamiento metalúrgico de
sus menas (GALVEZ, 1933). El puntual e inteligente señalamiento de Elhuyar, abrió las
puertas a una reforma de la minería y la metalurgia en el ocaso del imperio español y a
un proceso de institucionalización de las nuevas disciplinas: la mineralogía y la geología
(CAÑERO Y ALZOLA, 1933, pp. 379-629; PESET, 1987, pp. 143-267; CASTILLO, 2005;
PELAYO Y REBOK, 2002-2003, pp. 67-90).
2 ANDRÉS DEL RÍO (1764-1849), TRANSICIÓN DEL NEPTUNISMO AL
PLUTONISMO
Andrés del Río fue uno de esos hombres de ciencia que llegaron a Nueva España
en los últimos años del siglo XVIII, contratado por el gobierno español para formar
funcionarios mineros calificados en las artes de los metales; impulsar la investigación
sobre los recursos mineros y minerales; y promover en los reales de minas del virreinato
innovaciones tecnológicas que asegurasen la buena marcha de las explotaciones mineras
y las finanzas del reino. Había hecho sus estudios científicos por espacio de 12 años en
instituciones europeas de gran prestigio, como la Real Academia de Minas de Almadén,
España (1782-1783); l´Ecole Royale des Mines, Francia (1785-1786); Collège de Fran-

Para continuar a ler

PEÇA SUA AVALIAÇÃO