Prólogo

Autor:Antonio Araújo
Páginas:13-15
 
TRECHO GRÁTIS

Page 13

Siempre es una honra escribir un prólogo, porque detrás de la invitación a hacerlo hay una dosis de reconocimiento (que puede ser intelectual, afectivo, o ambas cosas) inocultablemente gratificante para quien la recibe. Por cierto que ésta no es la excepción. De manera que no escribiré estás líneas desde una aséptica objetividad, de cuya existencia siempre dudo, sino, por el contrario, desde la calidez de la amistad que nace del compartir ideas, o acaso del hecho, mucho más frecuente y humano, de disentir en ellas.

Conocí a Antonio en el contexto de los cursos del Doctorado en Derecho de la Universidad de Buenos Aires, y a partir de entonces se originó una relación académica que creció al amparo de la correspondencia digital, como tantas otras relaciones típicas del siglo XXI, un siglo que ya comenzó a desplegar sus luces y sus sombras, y a las que el autor intenta comprender, tarea nada sencilla teniendo en cuenta que apenas estamos vislumbrando algunas (muy pocas) de sus consecuencias.

Digo esto, e inicio así este prólogo en sus aspectos más heurísticos, porque es extremadamente difícil el intento, en tanto y en cuanto, si hemos de hablar de realidades y de cambios sociales, tal vez sea demasiado pronto todavía para ver los procesos (tecnocráticos, globalizados, posmodernos) en su fase terminal, que es la única fase que permite tomar distancia y ver los fenómenos desde una suficiente perspectiva analítica que posibilite hablar de cambios o de permanencias. Como bien decía el maestro Juan C. Agulla, el cambio social no es sino el resultado de un proceso o unos procesos sociales, enfatizando, al decirlo, la palabra “resultado”.

Claro que el autor, por su formación, se encuentra en óptimas condiciones para intentarlo, en la medida en que, a sus estudios en el área jurídica, en bioética y en teología, une asimismo sus conocimientos musicales y poéticos. Este dato, que puede aparecer como anecdótico, o acaso complementario (tal como se lo menciona en su información curricular),

Page 14

constituye sin embargo un dato fundamental, ya que es precisamente en la yuxtaposición entre las ciencias sociales (que incluyen claramente al derecho, en la definición que aquí se trae) y el arte, tal vez, donde puedan hallarse algunos indicios de los trazos por los cuales la búsqueda de Antonio irá transitando: de un tiempo a esta parte, al igual que él, también he intentado encontrar algunas respuestas a las preguntas que el mundo...

Para continuar a ler

PEÇA SUA AVALIAÇÃO